kuaymou:

joshpeck:

housewifeswag:

this speaks to me on a spiritual level.

image

4EVER REBLOG!

(Fuente: usenowayasway)


afro-dominicano:

afro-dominicano:

good lord

I’ve replayed this about 39 times now

(Fuente: allanabella)

Esa mirada que te echa tu madre cuando la avergüenzas en público pero todavía no puede matarte

kuaymou:

welele:

image

Joder, ya no podre ver este anuncio del mismo modo…

(Fuente: snatchedweaves)


definitelydope:

Edinburgh
By Daniel Farò


(Fuente: yellajane)


(Fuente: c-isnenegro)


follouw-your-dreams:

solo—risas:

betheothergirl:

tastefullyoffensive:

Fruit Helmuts [weibo]

This is the best because the dog looks happy and the cat looks disturbed and it’s beautiful

Esto es arte. 


(Fuente: raincoyote)


(Fuente: havishan)

Parece ayer cuando tuvimos esa conversación por whatsapp de quedar para tomar un helado, y escribí un inocente sí, que adelante. Teniendo en cuenta que soy bastante tímida e insegura, es todo un logro. Y quedamos. Llegaste con la pruébala, y casi nos damos dos besos, qué vergüenza de esa que se te ponen los mofletes rojos, ese rojo sano, de quedar con el trasto de mi antiguo colegio. Y me puse ese casco makinero shurmanico que tanto odiaba. Yo un helado de strattiacela, o como se diga cada vez lo digo de una forma distinta, estratachela, para que nos entendamos. Y tú un limón granizado. Contando nuestras experiencias amorosas. Al día siguiente tocó playa. Qué sueño y qué malhumor tenía ese día. Y todo eso me lo cambiaste por risas y sonrisas. Me evadiste. De camino una sesión de pen-drive con los temazos clave para conducir, no dabas con la canción que me gustara y quitaste el pen, pusiste la radio y qué cara me viste que también la quitaste, jamás lo olvidaré qué cómico fue. Luego me aficioné a Forget and Forgive, mi bso para escribir esto, qué buen rollo, qué buen todo. Poco a poco me hice a ti. Probé el bebé, el free. Y perdiste la apuesta de que se me iba a calar! Más tarde el mirador. Sentía tal atracción y esas ganas de besarte que hasta me sentía mal. Pero me hiciste darme cuenta de lo que me había perdido hasta ahora, y lo mucho que aún me quedaba. Todo el cariño que nadie había logrado darme. Todo el valor que el metro cincuenta tenía. Poco a poco nos hicimos el uno un poco del otro, y a ver quién era capaz de separarnos. Se fueron complicando las cosas, pero seguíamos fuertes. Nada nos ha matado hasta el momento. Nos tatuamos. Inmortalizamos un momento nuestras vidas, que aún cuando cada uno tomó una determinación seguía ahí para no borrarse jamás. Hicimos nuestras las canciones de la radio. Creamos un lazo de complicidad y seguridad. Éramos tanto. Nos dejamos, no nos daba miedo dejarnos porque siempre había una nueva reconciliación, como si fuera la última. Y aún, no se escribir el final, a lo que va a hacer un año.